Aislamiento térmico

Un buen aislamiento térmico puede ayudar a reducir hasta un 30% de energía en un edificio
Aislamiento térmico

¿Qué es el aislamiento térmico?

El aislamiento térmico es el talón de Aquiles de los inmuebles cualquiera que sea su tamaño. Es la capacidad de retener el calor que producimos en invierno (a través de calefacción) o el frío (que producimos con aires acondicionados durante el verano).

Un buen aislamiento térmico puede ayudar a reducir hasta un 30% de energía en un edificio, influyendo directamente en la factura eléctrica y en el nivel de emisiones de CO2 entre otros… Es por ello, por lo que los gobiernos obligan a las nuevas construcciones a cumplir unos mínimos de eficiencia energética.

Regulación adecuada de la calefacción

La tecnología cada vez ayuda en mayor medida a hacer las casas eficientes! Instalando válvulas termostáticas en gran parte de los radiadores de las viviendas, podremos ajustar el funcionamiento de los radiadores en función de la temperatura deseada, abriendo o cerrándose la válvula y dosificando el paso de agua caliente al radiador. Además, los termostatos indican la temperatura existente, recogiendo el calor emitido por cocinas, baños o aparatos eléctricos. Controlar la temperatura de la casa con un termostato debería permitir obtener unos ahorros importantes de energía.


Ventanas

Uno de los puntos más vulnerables de los inmuebles. Recomendamos una carpintería de calidad que evite los puentes térmicos, como las ventanas de PCV.

  • Vidrio bajo emisivo: Para reducir las pérdidas de calor desde el interior. Las unidades de Doble Vidrio Hermético, mejorarán en un 35% su capacidad de aislamiento térmico.
  • Doble ventana: Si lo comparamos con ventanas sencillas, las pérdidas calor pueden ser hasta cuatro veces mayores. De ahí que recomendemos las ventanas dobles.
  • Cámara de aire: Ventanas con doble acristalamiento y una cámara de aire en su interior permiten evitar una pérdida de hasta un 40% del calor.
Persianas
La caja donde se enrolla la persiana es otro claro punto de fuga de energía. Existen cajas pensadas específicamente para distintos tipos de carpintería de ventana que son mucho más eficientes evitando fuga de calor. Podemos usar la imaginación y aislar con paneles de corcho la estructura de la cara interior de la caja, además de sellar las rejillas con masilla o silicona.
Puertas
Recomendamos la instalación de juntas o burletes y para la parte inferior de las mismas perfiles especiales que eviten la entrada de aire desde el exterior. Al igual que ocurre con las ventanas, el PVC da mejores resultados que el aluminio.
Ventilación de los inmuebles
En condiciones normales, diez minutos son suficientes para lograr que el aire de la habitación se renueve totalmente. Tener las ventanas abiertas más tiempo no resulta más higiénico, sino que lo que conseguimos es perder más calor y reducir la temperatura de la vivienda.
Techos
Los últimos pisos de los inmuebles, con diferencia son los más fríos en invierno debido a que la mayor cantidad de calor se desprende por el tejado. Para evitar la falta de aislamiento una buena opción puede ser la instalación de un falso techo de placas de yeso laminado o cubiertas a dos aguas que evitan la pérdida de calor formando una cámara de aire.
Paredes que dan al exterior
Recomendamos proteger las paredes exteriores con materiales aislantes, ya sean huecas o macizas. Como ejemplo de materiales mencionamos las placas de madera, el poliestireno o la lana de roca.

¿Quieres contratar nuestros servicios?

Escríbenos por email a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
logo Ahorro Ambiental
Energías renovables ¡Siempre adelante!

Contáctenos

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.